TOMARON LOS FILISTEOS EL ARCA DE DIOS

TOMARON LOS FILISTEOS EL ARCA DE DIOS Por: Jonathan Bravo

Cita Bíblica: 1 Samuel 5:1-7
“Cuando los filisteos capturaron el arca de Dios, la llevaron desde Eben-ezer a Asdod.
Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón. Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, he aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová; y tomaron a Dagón y lo volvieron a su lugar.
Y volviéndose a levantar de mañana el siguiente día, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de Jehová; y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente.
Por esta causa los sacerdotes de Dagón y todos los que entran en el templo de Dagón no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy. Y se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod, y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod y en todo su territorio.
Y viendo esto los de Asdod, dijeron: No quede con nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano es dura sobre nosotros y sobre nuestro dios Dagón.”
No sé si usted recuerda el siguiente canto:
//Los enemigos de Jehová son tenidos por vanidad
Sus adversarios también son como el tamo ante Él//
Pues Jehová es vencedor Jehová es El Señor, Jehová es El Dios de los dioses
Decapitó a Dagón, dios de los filisteos cortándole las dos manos
lo redujo a vanidad. Avergonzó a Baal y a todos sus profetas
Fue grande la victoria que Jehová nos dio. Juan Carlos Alvarado

Y es que El Señor Jesús nos instruye “…los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (Juan 4:23,24) Esa adoración verdadera, no en un templo, sino en espíritu y en verdad, al Dios Verdadero quien es Espíritu, y Quien está buscando esos adoradores. ¿Qué le parece? Ahora, La Biblia nos manda expresar esa adoración a través del conocimiento de Ése Dios y de su voluntad, a través de acciones, de actitudes, de oraciones y cánticos. Y nos acercamos a Él por medio del método que Él mismo nos ha proporcionado: ¡La Fe! Así lo ha determinado Él.
“Cantad a Jehová toda la tierra, Proclamad de día en día su salvación.
Cantad entre las gentes su gloria, Y en todos los pueblos sus maravillas.
Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza,
Y de ser temido sobre todos los dioses.
Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; Mas Jehová hizo los cielos.
Alabanza y magnificencia delante de Él; Poder y alegría en su morada.
Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, Dad a Jehová gloria y poder.
Dad a Jehová la honra debida a su Nombre;
Traed ofrenda, y venid delante de Él; Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad. Temed en su presencia, toda la tierra;
El mundo será aún establecido, para que no se conmueva.
Alégrense los cielos, y gócese la tierra, Y digan en las naciones: Jehová reina.
Resuene el mar, y su plenitud; Alégrese el campo, y todo lo que contiene.
Entonces cantarán los árboles de los bosques delante de Jehová,
Porque viene a juzgar la tierra.
Aclamad a Jehová, porque Él es bueno; Porque su misericordia es eterna.
Y decid: Sálvanos, oh Dios, salvación nuestra; Recógenos, y líbranos de las naciones,
Para que confesemos tu santo Nombre, Y nos gloriemos en tus alabanzas.
Bendito sea Jehová Dios de Israel, De eternidad a eternidad.” 1 Cronicas16:23-36
Existe una verdad, cáptela bien por favor: Las personas son semejantes al dios que adoran. Sería entonces muy bueno conocer las características que se les atribuyen a toda esa colección de “los dioses” y el efecto en los adoradores. Moloc, Astarot, Baal, Dagón, Merodac (Marduk), Zeus, Hermes y Artemisa, son algunos de los dioses y diosas que La Biblia menciona por nombre (Levítico 18:21; Jueces 16:23; Jeremías 50:2; Hechos 14:12;19:24). Pero sólo a Jehová se le llama Dios Todopoderoso. Moisés le enseñó a su pueblo a entonar en un canto de victoria: "¿Quién como Tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como Tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?" Éxodo 15:11. Le comparto a continuación cómo Alejandro Alonso canta el Salmo 115.
No a nosotros, Oh Señor mi Dios, La gloria no a nosotros
Sino a tu Santo Nombre, Oh Señor, Por tu misericordia
¿Por qué la gente pregunta “Dónde está su Dios”?
Nuestro Dios está en los cielos. Él es El Creador
Los ídolos que ellos hacen no pueden hablar
Tienen pies y no caminan, ojos y no ven.
Y semejantes son a ellos los hombres que los hacen.
Mas mi confianza está en El Señor, mi ayuda y fortaleza.
Confiad en El Señor, con temor confiad. Los consuela en la aflicción, los consolará. Los que temen al Señor, los bendecirá. En su casa y su trabajo los prosperará.
No es imagen es verdad, Dios es Espíritu. El muñeco es falsedad, es abominación
Oh gente buscad a Dios en espíritu y verdad Y los muertos callarán; mas yo le alabaré
¡Aleluya, Gloria a Dios porque Él es mi Redentor! Alejandro Alonso
Las Escrituras colocan claramente a Jehová por encima de cualquier otro dios. Ahora bien, ¿qué papel cumplen esos dioses? ¿Son estos que menciona la Biblia y los muchos otros innumerables que la humanidad ha venerado a lo largo de su historia dioses reales, subordinados al Dios todopoderoso? ¿son reales?
Salmo 83:18 Y conozcan que tu Nombre es Jehová;
Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.
Isaías 43:10-13 Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí. Yo, Yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.
Yo anuncié, y salvé, e hice oír, y no hubo entre vosotros dios ajeno. Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que Yo Soy Dios. Aun antes que hubiera día, Yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago Yo, ¿quién lo estorbará?
Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, El Único Dios Verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Así que no es que los demás dioses sean solo inferiores a Jehová; sino que ni siquiera existen. Son, en sentido común, fruto de la imaginación, con razon Freud dijo que el hombre es incorregiblemente religioso. La Biblia dice “dioses hechos de manos de hombres, de madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.” (Deuteronomio 4:28). De modo que la enseñanza Bíblica es clara: Jehová es El Único Dios Vivo y Verdadero. Leamos el Pasaje completo: Deuteronomio 4:14-35
“A mí también me mandó Jehová en aquel tiempo que os enseñase los estatutos y juicios, para que los pusieseis por obra en la tierra a la cual pasáis a tomar posesión de ella.
Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra.
No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos. Pero a vosotros Jehová os tomó, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis el pueblo de su heredad como en este día. Y Jehová se enojó contra mí por causa de vosotros, y juró que yo no pasaría el Jordán, ni entraría en la buena tierra que Jehová tu Dios te da por heredad. Así que yo voy a morir en esta tierra, y no pasaré el Jordán; mas vosotros pasaréis, y poseeréis aquella buena tierra. Guardaos, no os olvidéis del pacto de Jehová vuestro Dios, que él estableció con vosotros, y no os hagáis escultura o imagen de ninguna cosa que Jehová tu Dios te ha prohibido. Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso. Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis envejecido en la tierra, si os corrompiereis e hiciereis escultura o imagen de cualquier cosa, e hiciereis lo malo ante los ojos de Jehová vuestro Dios, para enojarlo; yo pongo hoy por testigos al cielo y a la tierra, que pronto pereceréis totalmente de la tierra hacia la cual pasáis el Jordán para tomar posesión de ella; no estaréis en ella largos días sin que seáis destruidos. Y Jehová os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones a las cuales os llevará Jehová. Y serviréis allí a dioses hechos de manos de hombres, de madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma. Cuando estuvieres en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieres a Jehová tu Dios, y oyeres su voz; porque Dios misericordioso es Jehová tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres. Porque pregunta ahora si en los tiempos pasados que han sido antes de ti, desde el día que creó Dios al hombre sobre la tierra, si desde un extremo del cielo al otro se ha hecho cosa semejante a esta gran cosa, o se haya oído otra como ella. ¿Ha oído pueblo alguno la voz de Dios, hablando de en medio del fuego, como tú la has oído, sin perecer? ¿O ha intentado Dios venir a tomar para sí una nación de en medio de otra nación, con pruebas, con señales, con milagros y con guerra, y mano poderosa y brazo extendido, y hechos aterradores como todo lo que hizo con vosotros Jehová vuestro Dios en Egipto ante tus ojos? A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de Él.”
Note que hay incluso una orden de enseñar a los descendientes. No dice “Tu cree en El Señor y no importa que tus hijos y nietos crean en Quetzalcoatl o en la virgen de Guadalupe” Las Escrituras prohíben enérgicamente adorar a quienquiera que no sea Jehová. El primero de los Diez Mandamientos que Moisés recibió advertía a la nación de Israel contra rendir culto a cualquier otro dios (Éxodo 20:3). ¿Por qué?
Primero, porque venerar a un dios que ni siquiera existe es un gran insulto al Creador. La Biblia dice que quienes caen en tal forma de adoración “cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.” (Romanos 1:25). Los dioses inventados suelen representarse con ídolos hechos de materiales que se hallan en la naturaleza, como el metal y la madera, y a muchos en la mitología politeísta de todas las naciones se les asocia con ciertos elementos naturales como el trueno, los mares y el viento. O con actividades muy humanas como la guerra, la agricultura, el enamoramiento y los vicios. Por ello, venerar a esos dioses inexistentes constituye una grave falta de respeto al Dios todopoderoso. Aparte de eso, el enemigo que ha cegado el entendimiento de los incrédulos, aprovecha que rechacen al Dios Verdadero y acepten la mentira y vivan de ella. Para El Creador, tanto los dioses falsos como sus ídolos son repugnantes; pero su mayor indignación se dirige contra la gente que los ha fabricado. Sus sentimientos se expresan en estas enérgicas palabras: “Los ídolos de las naciones son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, y no hablan; Tienen ojos, y no ven; Tienen orejas, y no oyen;
Tampoco hay aliento en sus bocas. Semejantes a ellos son los que los hacen, Y todos los que en ellos confían.” (Salmo 135:15-18).
La Biblia asegura que la idolatría es una tontería. Una insensatez.
“Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; y ellos mismos son testigos para su confusión, de que los ídolos no ven ni entienden. ¿Quién formó un dios, o quién fundió una imagen que para nada es de provecho? He aquí que todos los suyos serán avergonzados, porque los artífices mismos son hombres. Todos ellos se juntarán, se presentarán, se asombrarán, y serán avergonzados a una. El herrero toma la tenaza, trabaja en las ascuas, le da forma con los martillos, y trabaja en ello con la fuerza de su brazo; luego tiene hambre, y le faltan las fuerzas; no bebe agua, y se desmaya. El carpintero tiende la regla, lo señala con almagre, lo labra con los cepillos, le da figura con el compás, lo hace en forma de varón, a semejanza de hombre hermoso, para tenerlo en casa. Corta cedros, y toma ciprés y encina, que crecen entre los árboles del bosque; planta pino, que se críe con la lluvia. De él se sirve luego el hombre para quemar, y toma de ellos para calentarse; enciende también el horno, y cuece panes; hace además un dios, y lo adora; fabrica un ídolo, y se arrodilla delante de él. Parte del leño quema en el fuego; con parte de él come carne, prepara un asado, y se sacia; después se calienta, y dice: ¡Oh! me he calentado, he visto el fuego; y hace del sobrante un dios, un ídolo suyo; se postra delante de él, lo adora, y le ruega diciendo: Líbrame, porque mi Dios eres tú. No saben ni entienden; porque cerrados están sus ojos para no ver, y su corazón para no entender.
No discurre para consigo, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quemé en el fuego, y sobre sus brasas cocí pan, asé carne, y la comí. ¿Haré del resto de él una abominación? ¿Me postraré delante de un tronco de árbol?” Isaías 44:9-19
Vamos al Tema: Debemos saber primero que El Arca de Dios, el mayor símbolo de La Presencia de Dios en medio de su pueblo, fue capturada por los filisteos. Mire:
“Por aquel tiempo salió Israel a encontrar en batalla a los filisteos, y acampó junto a Eben- ezer, y los filisteos acamparon en Afec. Y los filisteos presentaron la batalla a Israel; y trabándose el combate, Israel fue vencido delante de los filisteos, los cuales hirieron en la batalla en el campo como a cuatro mil hombres. Cuando volvió el pueblo al campamento, los ancianos de Israel dijeron: ¿Por qué nos ha herido hoy Jehová delante de los filisteos? Traigamos a nosotros de Silo el arca del pacto de Jehová, para que viniendo entre nosotros nos salve de la mano de nuestros enemigos. Y envió el pueblo a Silo, y trajeron de allá el arca del pacto de Jehová de los ejércitos, que moraba entre los querubines; y los dos hijos de Elí, Ofni y Finees, estaban allí con el arca del pacto de Dios. Aconteció que cuando el arca del pacto de Jehová llegó al campamento, todo Israel gritó con tan gran júbilo que la tierra tembló. Cuando los filisteos oyeron la voz de júbilo, dijeron: ¿Qué voz de gran júbilo es esta en el campamento de los hebreos? Y supieron que el arca de Jehová había sido traída al campamento. Y los filisteos tuvieron miedo, porque decían: Ha venido Dios al campamento. Y dijeron: ¡Ay de nosotros! pues antes de ahora no fue así. ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos dioses poderosos? Estos son los dioses que hirieron a Egipto con toda plaga en el desierto. Esforzaos, oh filisteos, y sed hombres, para que no sirváis a los hebreos, como ellos os han servido a vosotros; sed hombres, y pelead.
Pelearon, pues, los filisteos, e Israel fue vencido, y huyeron cada cual a sus tiendas; y fue hecha muy grande mortandad, pues cayeron de Israel treinta mil hombres de a pie.
Y el arca de Dios fue tomada, y muertos los dos hijos de Elí, Ofni y Finees.
Y corriendo de la batalla un hombre de Benjamín, llegó el mismo día a Silo, rotos sus vestidos y tierra sobre su cabeza; y cuando llegó, he aquí que Elí estaba sentado en una silla vigilando junto al camino, porque su corazón estaba temblando por causa del arca de Dios. Llegado, pues, aquel hombre a la ciudad, y dadas las nuevas, toda la ciudad gritó.
Cuando Elí oyó el estruendo de la gritería, dijo: ¿Qué estruendo de alboroto es este? Y aquel hombre vino aprisa y dio las nuevas a Elí. Era ya Elí de edad de noventa y ocho años, y sus ojos se habían oscurecido, de modo que no podía ver. Dijo, pues, aquel hombre a Elí: Yo vengo de la batalla, he escapado hoy del combate. Y Elí dijo: ¿Qué ha acontecido, hijo mío? Y el mensajero respondió diciendo: Israel huyó delante de los filisteos, y también fue hecha gran mortandad en el pueblo; y también tus dos hijos, Ofni y Finees, fueron muertos, y el arca de Dios ha sido tomada.Y aconteció que cuando él hizo mención del arca de Dios, Elí cayó hacia atrás de la silla al lado de la puerta, y se desnucó y murió; porque era hombre viejo y pesado. Y había juzgado a Israel cuarenta años. Y su nuera la mujer de Finees, que estaba encinta, cercana al alumbramiento, oyendo el rumor que el arca de Dios había sido tomada, y muertos su suegro y su marido, se inclinó y dio a luz; porque le sobrevinieron sus dolores de repente. Y al tiempo que moría, le decían las que estaban junto a ella: No tengas temor, porque has dado a luz un hijo. Mas ella no respondió, ni se dio por entendida.
Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel! por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido. Dijo, pues: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios.” 1 Samuel 4:1-22
¿Se da cuenta de todos los acontecimientos que se desataron? ¡Qué terrible para la familia de Eli y para toda la nación! Y hasta ese niño que nació llevó el peor de los nombres que alguien haya llevado, su propia madre le llamó Icabod, algo así como “desgraciado”. Me llama mucho la atención que el pueblo de Dios cayó desde Eben Ezer ¡Hasta aquí nos ayudó Jehová!
Los filisteos tomaron esa Arca que era el símbolo del Pacto de Dios y de su Presencia. Ellos la llevaron de manera religiosa al templo de su dios Dagón. Así es la gente religiosa, ¡colecciona dioses! Y quieren tratar al Dios Verdadero como si fuera una religión más. ¡Lo toman o creen que lo toman para meterlo a su iglesia católica apostólica y romana, o a su religión de Testigos de Jehová, o Mormones, o Adventistas. Creen que capturan La Presencia de Dios en su iglesia Bautista, Presbiteriana, Metodista o que Dios debe ser Pentecostal! Dios no comparte su gloria con nadie (Isaías 42:8) y le arrancó la cabeza y las manos a Dagón. ¿Qué significa eso? ¡Pues que mucha gente está adorando algo que NO Es Dios! ¡Y a pesar de que se les fractura su religión y denominación, prefieren su rompecabezas que reconocer al Señor! ¡Esto es abominable a Dios tanto como la idolatría!
Les fue muy mal a los filisteos con El Arca de Dios.
“Y se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod, y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod y en todo su territorio. Y viendo esto los de Asdod, dijeron: No quede con nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano es dura sobre nosotros y sobre nuestro dios Dagón.
Convocaron, pues, a todos los príncipes de los filisteos, y les dijeron: ¿Qué haremos del arca del Dios de Israel? Y ellos respondieron: Pásese el arca del Dios de Israel a Gat. Y pasaron allá el arca del Dios de Israel. Y aconteció que cuando la habían pasado, la mano de Jehová estuvo contra la ciudad con gran quebrantamiento, y afligió a los hombres de aquella ciudad desde el chico hasta el grande, y se llenaron de tumores. Entonces enviaron el arca de Dios a Ecrón. Y cuando el arca de Dios vino a Ecrón, los ecronitas dieron voces, diciendo: Han pasado a nosotros el arca del Dios de Israel para matarnos a nosotros y a nuestro pueblo. Y enviaron y reunieron a todos los príncipes de los filisteos, diciendo: Enviad el arca del Dios de Israel, y vuélvase a su lugar, y no nos mate a nosotros ni a nuestro pueblo; porque había consternación de muerte en toda la ciudad, y la mano de Dios se había agravado allí. Y los que no morían, eran heridos de tumores; y el clamor de la ciudad subía al cielo.” 1 Samuel 5:6-12
Las versiones más antiguas de La Biblia como la Reina Valera 1909, no dice “tumores” dice “hemorroides en sus partes secretas” bueno, ¡parece que las hemorroides solo están en las partes secretas! ¡Imagínese, pobre gente! ¿Y que aprendemos de aquí? ¡Pues que fueron avergonzados! Pero ¿Qué dice La Palabra de los que creemos en Jesucristo? “Pues La Escritura dice: Todo aquel que en Él creyere, no será avergonzado. (Romanos 10:11)
Después de 7 meses:
“Estuvo el arca de Jehová en la tierra de los filisteos siete meses.
Entonces los filisteos, llamando a los sacerdotes y adivinos, preguntaron: ¿Qué haremos del arca de Jehová? Hacednos saber de qué manera la hemos de volver a enviar a su lugar.
Ellos dijeron: Si enviáis el arca del Dios de Israel, no la enviéis vacía, sino pagadle la expiación; entonces seréis sanos, y conoceréis por qué no se apartó de vosotros su mano.
Y ellos dijeron: ¿Y qué será la expiación que le pagaremos? Ellos respondieron: Conforme al número de los príncipes de los filisteos, cinco tumores de oro, y cinco ratones de oro, porque una misma plaga ha afligido a todos vosotros y a vuestros príncipes. Haréis, pues, figuras de vuestros tumores, y de vuestros ratones que destruyen la tierra, y daréis gloria al Dios de Israel; quizá aliviará su mano de sobre vosotros y de sobre vuestros dioses, y de sobre vuestra tierra. Por qué endurecéis vuestro corazón, como los egipcios y Faraón endurecieron su corazón? Después que los había tratado así, ¿no los dejaron ir, y se fueron? Haced, pues, ahora un carro nuevo, y tomad luego dos vacas que críen, a las cuales no haya sido puesto yugo, y uncid las vacas al carro, y haced volver sus becerros de detrás de ellas a casa.
Tomaréis luego el arca de Jehová, y la pondréis sobre el carro, y las joyas de oro que le habéis de pagar en ofrenda por la culpa, las pondréis en una caja al lado de ella; y la dejaréis que se vaya. Y observaréis; si sube por el camino de su tierra a Bet-semes, Él nos ha hecho este mal tan grande; y si no, sabremos que no es su mano la que nos ha herido, sino que esto ocurrió por accidente. Y aquellos hombres lo hicieron así; tomando dos vacas que criaban, las uncieron al carro, y encerraron en casa sus becerros. Luego pusieron el arca de Jehová sobre el carro, y la caja con los ratones de oro y las figuras de sus tumores. Y las vacas se encaminaron por el camino de Bet-semes, y seguían camino recto, andando y bramando, sin apartarse ni a derecha ni a izquierda; y los príncipes de los filisteos fueron tras ellas hasta el límite de Bet-semes. Y los de Bet-semes segaban el trigo en el valle; y alzando los ojos vieron el arca, y se regocijaron cuando la vieron. Y el carro vino al campo de Josué de Bet-semes, y paró allí donde había una gran piedra; y ellos cortaron la madera del carro, y ofrecieron las vacas en holocausto a Jehová. Y los levitas bajaron el arca de Jehová, y la caja que estaba junto a ella, en la cual estaban las joyas de oro, y las pusieron sobre aquella gran piedra; y los hombres de Bet-semes sacrificaron holocaustos y dedicaron sacrificios a Jehová en aquel día. Cuando vieron esto los cinco príncipes de los filisteos, volvieron a Ecrón el mismo día. Estos fueron los tumores de oro que pagaron los filisteos en expiación a Jehová: por Asdod uno, por Gaza uno, por Ascalón uno, por Gat uno, por Ecrón uno. Y los ratones de oro fueron conforme al número de todas las ciudades de los filisteos pertenecientes a los cinco príncipes, así las ciudades fortificadas como las aldeas sin muro. La gran piedra sobre la cual pusieron el arca de Jehová está en el campo de Josué de Bet-semes hasta hoy. Por favor pare tantito aquí también y advierta lo siguiente: Entonces Dios hizo morir a los hombres de Bet-semes, porque habían mirado dentro del arca de Jehová; hizo morir del pueblo a cincuenta mil setenta hombres. Y lloró el pueblo, porque Jehová lo había herido con tan gran mortandad. Y dijeron los de Bet-semes: ¿Quién podrá estar delante de Jehová el Dios santo? ¿A quién subirá desde nosotros? Esta gente de Bet-semes era gente descuidada como la que muchas veces tenemos en las congregaciones cristianas. Muy superficiales con Dios, no toman en serio La Presencia de Dios, irreverentes. Esta gente abrió el arca y miraron dentro por morbosidad y con mucha ligereza. Entonces 50, 070 murieron. Miraron las tablas de la ley, el maná y la vara de Aarón, eso hubiera sido de bendición, pero fue trágico para ellos porque solo eran curiosos con Dios y aun cuando eran contados como parte de su pueblo, no conocían a Dios ni lo respetaban en lo mínimo. Y enviaron mensajeros a los habitantes de Quiriat-jearim, diciendo: Los filisteos han devuelto el arca de Jehová; descended, pues, y llevadla a vosotros. Vinieron los de Quiriat-jearim y llevaron el arca de Jehová, y la pusieron en casa de Abinadab, situada en el collado; y santificaron a Eleazar su hijo para que guardase el arca de Jehová. Desde el día que llegó el arca a Quiriat-jearim pasaron muchos días, veinte años; y toda la casa de Israel lamentaba en pos de Jehová. Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos. Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo a Jehová. Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a Jehová. Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua, y la derramaron delante de Jehová, y ayunaron aquel día, y dijeron allí: Contra Jehová hemos pecado. Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa.” 1 Samuel 6:1 – 7:6
Le pido al Señor que traiga convicción de su Presencia a cada una de sus vidas, que al salir de este lugar hoy, tenga la verdadera certeza del Dios en quien usted ha creído.
CENTRO CRISTIANO HISPANO