DANIEL ORABA TRES VECES AL DIA

DANIEL ORABA TRES VECES AL DIA

Orar es hablar con Dios. Daniel oraba tres veces al día. Así dice la biblia. La intimidad con quien todo lo puede, y tiene poder sobre todas las cosas, se basa en una experiencia. Es la conversión y el cambio de corazón, por esa llamada de lo alto, que simboliza el decir “creo en Dios”.
Dios tiene misericordia de quien quiere tener misericordia. La historia del joven Daniel, nos llega como historia de fe, de ejemplo y de propósito divino. Y prometamos hoy orar tres veces al día.
Es una constante pasión de amor, el sentir el poder del Espíritu Santo; y cuando inclinamos nuestras rodillas e intercedemos nuestro ser se llena de la gloria de Dios.
La amistad para tener relación con Dios, viene dada por la fe. Daniel era un joven de fe.
Enamorado del Dios de sus padres. Firmemente valiente para guardarse de los males del mundo.
Y es ejemplo para nosotros que por su fe, fuera echado a la fosa de los leones. Sus amigos fueron echados al horno de fuego.
Eran realmente amigos entre ellos para implicarse en ser héroes. Lo fueron y demostraron como su Dios los salvaba de todo mal y peligro.
Leí hace unos días de la situación en China de los decididos a reunirse para leer el evangelio de Jesús, y como son perseguidos, y maltratados y sufren lo indecible.

Debemos orar tres veces al día,
dejando el gusto del vino y el mundo
valientes en fe y sin cobardía.

Como Daniel detestemos lo inmundo,
y como hijos del Todopoderoso….

ANTONIO MARTINEZ DE UBEDA

SOLO DIOS

 SOLO  DIOS  PUEDE  DIRIJIR  LOS  PASOS  DE  HOMBRE